LIPEDEMA, ¿CÓMO PUEDE AYUDARTE REALIZAR UN TRATAMIENTO PSICOLÓGICO?

Si tienes un diagnóstico de Lipedema, conoce cómo te puede ayudar abordar 3 aspectos indispensables en un tratamiento psicológico.

Después de años de estar insatisfecha con tu cuerpo, de sentir que tus piernas van por libre ya que por mucho que realizas ejercicio o dietas, no consigues que cambien, viene el diagnóstico: “tienes lipedema”.

Tantos años de vivir en conflicto con el cuerpo tiene un impacto a nivel emocional por lo que iniciar un proceso de tratamiento psicológico puede ayudarte a cambiar la manera en la que te relacionas con tu cuerpo y con tu enfermedad.

¿Qué es el Lipedema?

El lipedema es una enfermedad del tejido adiposo que consiste en la proliferación excesiva y patológica de las células grasas o adipocitos. Suele empezar en la pubertad comenzando a aumentar de tamaño y forma las piernas, pero puede extenderse a los brazos e incluso al resto del cuerpo. En muchos casos suele cursar con mucha pesadez y dolor.

Durante años se ha pensado que era un problema de obesidad por lo que los métodos más utilizados para combatir la insatisfacción corporal que provoca han sido las dietas y el ejercicio.

Con el transcurso del tiempo la respuesta a las dietas suele ser nula o escasa por lo que utilizar estos métodos puede provocar una mayor desproporción entre la parte inferior y superior del cuerpo.

¿Cómo puede afectarte a nivel emocional y psicológico el lipedema?

El lipedema es una enfermedad que no solo afecta a nivel estético, sino que el impacto que tiene sobre las mujeres que lo padecen puede provocar mucha vulnerabilidad psicológica:

  • Problemas de autoestima. El lipedema se desarrolla gradualmente durante la pubertad y es en esta etapa cuando se forma nuestra identidad siendo parte de esa identidad la imagen corporal. Una insatisfacción con la imagen corporal influye mucho en la autoestima.
  • Inestabilidad emocional asociada a la sensación de que haga lo que haga no consigo controlar mi cuerpo y esto provoca mucha indefensión y dificultad para manejar emociones como la rabia y la frustración.
  • Estrés crónico o ansiedad por la sensación continua de pesadez en la piernas que puede cursar con dolor.
  • Dificultades en el área relacional cuando la vergüenza de tener un cuerpo diferente puede llevar a que se eviten las relaciones con otros, ir a determinados lugares e incluso el área intima o sexual.  
  • Relaciones conflictivas con la alimentación.  Los trastornos de la conducta alimentaria obedecen a causas multifactoriales, pero realizar una dieta y estar insatisfecha con la imagen corporal son aspecto que suelen estar presentes.  No podemos decir que hacer una dieta o estar insatisfecha con la imagen vaya a derivar en este diagnóstico, pero lo que si va a estar afectada es la relación que se tiene con la comida.

¿Cómo puede ayudarte realizar un tratamiento psicológico cuando hay un diagnóstico de lipedema?

Existen 3 aspectos indispensables para abordar en un tratamiento psicológico si tienes un diagnóstico de Lipedema.

  1. LO QUE TRAES O TU MOCHILA: años de vivir en conflicto con tu cuerpo, la sensación de indefensión al sentir que no tienes control sobre el tamaño tus piernas, la frustración de sentirte diferente, vivir restringiendo siempre lo que comes, el estrés que te provoca la sensación continua de dolor, sentimientos de culpa por sentirte diferente o porque otros te hacen sentirte culpable cuando no creen que cumples con la dieta, evitar realizar actividades que te resultan gratificantes.
  2. LO QUE TIENES: poner nombre a las cosas te da tranquilidad y supone un alivio, “tienes lipedema “, no eres tú quien hace las cosas mal, pero tras ese diagnóstico es necesario que aprendas a relacionarte con esta enfermedad y aceptar esas dos posibles causas, la base hereditaria y hormonal, que no están bajo tu control. Solo cuando se consigue realizar este proceso de aceptación podrás realizar otro tipo de cambios desde otro lugar ya que vivir desde el conflicto no facilita las cosas.
  3. LO QUE HAGO A PARTIR DE AHORA:  es el comento de desechar lo que antes no funcionada y focalizarte en otras soluciones. Es el momento de desaprender antiguos patrones y reprogramarte incorporando una nueva relación con tu cuerpo, la comida y contigo misma. De incorporar un nuevo estilo de vida saludable que sea sostenible en el tiempo para aquello que sí puedes controlar de esta enfermedad, la base nutricional y antiinflamatoria. De cuidar tu salud mental desde la flexibilidad y el autocuidado. 

¿Te ha gustado?

Estaré encantada de que compartas este articulo y me ayudes a difundir esta enfermedad.

1 comentario en «LIPEDEMA, ¿CÓMO PUEDE AYUDARTE REALIZAR UN TRATAMIENTO PSICOLÓGICO?»

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies